¿Qué hicimos por la Salud en el 2018?

En el siguiente artículo los invitamos a reflexionar sobre los contrastes que se observaron en el año 2018 entre la atención de salud basada en valor que preocupa en países como Estados Unidos, Colombia o Chile, y el Sistema Nacional de Salud que rige en Uruguay.

Salud basada en valor

En julio de 2016, el Foro Económico Mundial, en colaboración con Boston Consulting Group (BCG), lanzó un proyecto denominado Value in Healthcare,  cuyos objetivos fueron:

– Desarrollar una comprensión integral de los componentes de los sistemas de salud basados ​​en el valor.

– Describir lecciones aprendidas sobre la efectividad en la implementación de la asistencia sanitaria basada en el valor mediante la codificación de las mejores prácticas en las principales instituciones de salud alrededor del mundo.

– Identificar los posibles obstáculos que impiden a los sistemas entregar mejores resultados a menor costo a sus pacientes.

– Definir prioridades para que los actores de la industria aceleren la adopción de modelos basados ​​en el valor para la prestación de atención.

En una publicación de diciembre 2018, el proyecto ha documentado la experiencia de líderes innovadores de la atención de salud basada ​​en valores, y ha desarrollado un amplio marco que describe los componentes necesarios para su implementación. Entre otras acciones lanzó iniciativas locales en transformación basada en el valor en los sistemas de salud regionales en el área metropolitana de Atlanta y Georgia en los Estados Unidos, y en Ontario en Canadá; y distintos modelos el desarrollo de los facilitadores clave de la asistencia sanitaria basada en el valor.

La página de Foro Económico Mundial realiza un informe de tres iniciativas: una “guía del usuario” para la transformación del sistema de salud; una “hoja de ruta” para la salud global de la informática, que establece una amplia agenda para acelerar el desarrollo de estándares globales de salud-informática, incluyendo una propuesta de “ley de derechos de salud digital” que propone el empoderamiento del paciente en el centro de la informática; una nueva coalición público-privada para el valor en salud, conocida como la Coalición Global por el Valor en Salud, inicialmente organizada por el Foro Económico Mundial, que se proyecta  como plataforma global para compartir aprendizajes, desarrollar mejores prácticas efectivas, y guiar el desarrollo de sistemas de salud basados ​​en valores en todo el mundo.

Muchos países están poniendo el tema en la discusión pública. A modo de ejemplo, en Colombia la Revista Médica Sanitas se pregunta (http://www.unisanitas.edu.co/Revista/64): ¿por qué considerar la generación de valor en salud en Colombia? La respuesta se fundamenta en la condición de Colombia como líder regional en actividades clave para la reforma y la mejoría de la atención en salud, por lo que podría demostrar qué tan crucial es la generación de valor en los países en vía de desarrollo. También a la posibilidad de generar mejoras en la atención a pacientes con patologías asociadas a alto costo, y a que en el país existen múltiples compañías que pueden liderar esta transformación hacia el valor, pues tienen un alcance internacional, y cuentan con los recursos técnicos y humanos necesarios.

En Chile se está hablando de un “cambio estructural”, apuntando al cuidado de salud basado en valor, que supone cambiar el eje de la atención desde los presupuestos y la producción, hacia el valor que genera la atención (resultados en salud) y los costos en que se incurren para generar los resultados. Un enfoque que “empuja al sistema de salud a generar ‘soluciones’ sostenibles a los problemas del paciente y no sólo a dar atenciones sin sopesar su impacto en la salud y los costos”, según explica el economista y académico del Instituto de Salud Pública de la U. Andrés Bello, Rony Lenzprecisa.  Una de sus claves está en el manejo de poblaciones: los prestadores se encargan de la salud de un grupo de personas y no reciben pago por la cantidad de servicios que les dan, sino por mantenerlos saludables –con mediciones de calidad y eficiencia–, lo que los lleva a adoptar las mejores prácticas existentes, incluyendo tecnologías para manejar estos datos. “Este modelo alienta un cuidado más coordinado de las personas, eliminando silos de información a favor de visiones holísticas que incluyan la participación del paciente en el manejo de su salud”, señala Alfredo Almerares, Physician Executive de InterSystems. (https://www.amchamchile.cl/2018/12/salud-basada-en-valor-el-cambio-de-paradigma-que-viene/)

El corralito mutual

En el Uruguay del año 2018 no existieron mayores discusiones públicas sobre la centralidad del paciente, la generación de valor y la incorporación de tecnología. El principal tema fue el “corralito mutual”, es decir, la libertad para elegir la institución de salud privada o pública a la que cada uno confía su salud y canaliza los recursos que el Estado le retiene a tales fines.

Las principales noticias en relación al llamado corralito mutual fueron:

Febrero: las autoridades del MSP en la comisión de Salud de la Cámara de Senadores aseguran que se estaba trabajando para que en 2019 los usuarios pudiesen cambiarse de mutualista.

Abril de 2018: el MSP hizo un llamado a Consulta Pública a proveedores de servicios, de hardware y software necesarios para la referida apertura del corralito mutual.

Setiembre de 2018: el Ministro de Salud Pública Basso afirma en el Parlamento que se está trabajando con la mira puesta para que en febrero 2019 se pueda reabrir la afiliación del cambio de institución”.

Noviembre 2018. Por Decreto del Poder Ejecutivo se suspende la apertura del período de movilidad regulada (apertura del corralito) prevista para el mes de febrero 2019, y se establece que tal apertura regirá en el mes de febrero de 2020.

Diciembre 2018. Continúan sin éxito las acciones parlamentarias y judiciales contra el Corralito Mutual.

Sin embargo, si usted usuario de salud en Uruguay y no está conforme con su sistema de salud, tiene dos vías de escape: o se muda de domicilio y le avisa al MSP que su prestador le queda lejos, o aduce a través de una carta la “pérdida de confianza” en su mutualista y espera a que las autoridades entiendan su reclamo. Solo así podrá, antes de 2020, dejar de ser rehén del sistema sanitario.

Conclusión:

En una parte del mundo durante 2018 se discutió sobre avances reales en el sistema de salud con centro en la dignidad y el bienestar humanos; quiera Dios que tales valores estén acompañados de virtud y que en tal caso puedan llegar a todos los países del mundo.

Los uruguayos en cambio, durante 2018 siguieron discutiendo sobre las prohibiciones que desde el año 2016 protegen al sistema nacional de salud de los perjuicios que podría causarle la libertad de elección de los pacientes.

Anuncios