Perspectivas empresariales para el 2019

Si bien es clara la tentación de hacer leña sobre el árbol caído con los datos empresariales recogidos en este informe, y apuntar al sistema político en general parece ser el camino más fácil y menos riesgoso para quien quiere estar en lo políticamente correcto, en Sentido Común optamos por dar la información ordenada, para que cada quién saque sus propias conclusiones, y en el año electoral sepamos qué tipo de soluciones reclamar a nuestros políticos. Es que, más allá de la tentación de la queja, la historia de las sociedades que salen adelante está marcada por saber pedir, saber buscar, saber llamar. Porque el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y se abrirá la puerta al que llama.

Entre fines del año 2018 y principios del 2019 fueron publicadas tres encuestas empresariales realizadas el Uruguay con metodologías distintas. Compartimos sus principales conclusiones.

En octubre 2018 Deloitte publicó su 18va. Encuesta de Expectativas Empresariales sobre una muestra de 335 gerentes y altos ejecutivos de compañías representativas. Transcribimos a continuación las principales conclusiones:

  • Nuestra 18va edición de la Encuesta de Expectativas Empresariales mostró un deterioro significativo en las valoraciones respecto a la evolución de la situación económica y el clima de inversiones en el último año. En efecto, en ambas dimensiones el saldo neto volvió a los niveles negativos observados entre fines de 2015 e inicios de 2016, período de fuerte freno de la economía. En este marco, las empresas mostraron juicios muy críticos respecto al clima actual de negocios, con sólo el 8% calificándolo de “bueno” o “muy bueno”.
  • Las expectativas sobre el desempeño de la economía el próximo año también se deterioraron frente al relevamiento anterior, ascendiendo el saldo neto negativo de respuestas a –56%. Los ejecutivos moderaron sus expectativas de crecimiento del PIB en 2019 y mantienen una previsión de expansión muy moderada para un horizonte de 3 o 4 años (2% anual en promedio).
  • Con este panorama, los consultados también revelaron juicios más negativos sobre la situación general de las empresas en el último año, aunque como suele ocurrir en este relevamiento, éstos fueron más moderados que en relación a la situación económica. Frente al relevamiento anterior, las respuestas sobre las perspectivas de las empresas tendieron a deteriorarse en todas las dimensiones relevadas: producción, rentabilidad, inversión y empleo. Más del 70% de los ejecutivos piensa que su empresa se verá afectada por el deterioro observado en el marco regional, aunque la mayoría en forma moderada.
  • Las perspectivas para el empleo lucen particularmente poco auspiciosas, dado que apenas el 5% de los ejecutivos prevé un aumento del empleo en su empresa el próximo año. Si bien las intenciones de introducir tecnología ahorradora de mano de obra siguen siendo muy extendidas, el bajo crecimiento del volumen de negocios figuró como el principal factor que condiciona la contratación de personal. Consistentemente, la “escasez de demanda” trepó del sexto al segundo lugar en el ranking de principales desafíos para las empresas.
  • Los juicios sobre la gestión del gobierno siguieron deteriorándose, con el porcentaje de desaprobación (75%) trepando al nivel más alto desde que comenzamos a hacer el relevamiento en 2010. El deterioro fue generalizado a nivel de las principales áreas de gestión, aunque las evaluaciones son especialmente severas en materia de seguridad, educación y manejo fiscal.
  • El 80% de los consultados anticipa que el próximo gobierno implementará medidas de ajuste fiscal, mientras que menos de la mitad prevé que la nueva administración hará cambios en el frente monetario, salarial o de inserción internacional.

Por otra parte, el Instituto de Competitividad de la Universidad Católica del Uruguay publicó a fines de diciembre pasado los resultados de la Encuesta de Percepción Empresarial del 2018, que recoge la respuesta de 143 personas pertenecientes a organizaciones de distintos rubros y tamaños. Este trabajo señala que las regulaciones y costos laborales, el tamaño del mercado local y las regulaciones públicas son los principales obstáculos para las operaciones de las empresas. Respecto de las organizaciones y su contribución a la mejora del entorno competitivo la ANII se destaca dentro de las entidades públicas al llegar al 69% de calificación de “algo, bastante o mucho”.  A su vez, en su parte final, el informe concluye: En general, la percepción de los empresarios acerca del futuro de sus negocios para el 2019 es negativa. El 50% de los encuestados opina que sus actividades empresariales van a empeorar, más de un 70% espera un empeoramiento de su rentabilidad, así como del nivel de empleo en el año próximo y solamente un 9% de los encuestados espera aumentar el nivel de inversión.  Por último, la opinión de los empresarios sobre la evolución del entorno macroeconómico durante los últimos años es negativa. Las expectativas en cuanto al futuro próximo son similares.

Asimismo, la Edición del diario El País del 7 de enero de 2019 publicó un informe sobre la 23ª. Edición de la Encuesta “Perspectivas Empresariales” de KPMG, basada en entrevistas a directores, gerentes generales y gerentes financieros de 125 medianas, y grandes empresas representativas provenientes de distintos sectores de actividad.

El informe compara las perspectivas sobre la situación económica para el año entrante de los últimos 8 años. Quienes esperan una mejora alcanzan al 1,6% frente al 31,5% del año anterior. Corresponde observar que en el año preelectoral anterior (2013), este valor fue del 5,2%. Por su parte espera una peor situación el 69,6% frente al 19,4% del 2017 y el 58,8% del 2013.

El problema económico que concita mayor preocupación según esta encuesta es el déficit fiscal con un 92%, superando por amplio margen a la competitividad, que fue hace dos años el factor de mayor preocupación. Otras inquietudes que se destacan son la necesidad de una reforma laboral y la apertura de mercados por la vía de tratados de libre comercio.

En cuanto a las proyecciones para el 2019, el 83,9% manifestó una perspectiva negativa en cuanto a crecimiento de la economía y en similar sentido, el 75,8% proyecta decrecimiento de su propia industria. Respecto de la dotación del empleo, el 11,1% prevé incrementar la misma, frente a un 40,1% que pretende disminuir la cantidad de empleados.

Por otra parte, la encuesta realiza algunas preguntas sobre el sistema político, cuyos resultados llevaron al diario El País al título en su versión papel del 7 de enero de 2019 Empresarios “divorciados” del sistema político local.Se consulta sobre la calidad relativa de la oferta electoral a nivel de pre-candidatos. Este título es distinto del de la versión digital que se encuentra disponible en la página web del diario.  Las respuestas fueron: que se trata de más de lo mismo, 75,7%; buena en relación al periodo anterior, 16,5%; y mala en relación al mismo periodo, 7,8%. En forma similar consulta si identifican propuestas innovadoras en los pre candidatos, respondiendo negativamente el 66% y positivamente el 24,3%. Según transcribe El País, el informe de KPMG señaló: estos aspectos llevan a concluir la existencia de un descontento en la clase empresarial en relación al sistema político en general. 

Fuentes:

Anuncios