Decisiones estratégicas

Ciertamente no tiene buena prensa el término “estrategia”, aunque esté presente en todo logro o fracaso humano. Tampoco es políticamente correcta la palabra “competencia”, a pesar de ser un concepto ineludible en biología, astronomía, economía y en cuanta ciencia podamos imaginar. Estamos en un mundo competitivo repleto de estrategias.

La estrategia se asimila con tener metas propias, y perseguirlas de un modo también propio. Estas metas no necesariamente son mejores a las de los demás. En el caso de que otros estén persiguiendo el mismo objetivo y que no haya lugar para todos en el podio, ganará el que logre llegar primero y en la mejor forma para mantener la posición.

La estrategia implica focalizar, destinar esfuerzo y recursos teniendo claro lo que se quiere alcanzar.

Hablamos de Estrategia Corporativa cuando nos referimos a fijar las líneas de actividad en las que incursionaremos (sector, gama de productos, mercados) y a la forma en que pensamos desarrollarnos y crecer en esa actividad (diversificación o concentración; crecimiento interno o búsqueda de alianzas).

No solamente las empresas, también los seres humanos tomamos decisiones del tipo “corporativo”: qué actividades desarrollaremos y cómo creceremos en ellas.

En el año 2007 la cantante Britney Spears optó por dar la espalda al público católico, agrediéndolo con fotos montadas en lo que parece ser un confesionario, para su álbum Blackout. En aquel momento, según comentarios del Presidente de la Liga Católica de los Estados Unidos, Bill Donohue,  “la chica (Britney) está colapsando. Ni siquiera le permiten tener a sus propios hijos porque no es lo suficientemente responsable. Ahora también apreciamos que tampoco puede entretener”. El álbum del escándalo había aparecido en medio de la batalla legal de la cantante con su ex esposo Kevin Federline, por la custodia legal de los hijos de ambos.

En esos años de desastrosas decisiones, según distintos medios de prensa Britney contó con su padre, Jamie Spears, a quien se le atribuye el revivir la carrera de su hija, luego de que la crisis que vivió la cantante entre 2007 y 2008. Jaimie Sperars también se convirtió en el custodio de sus negocios por orden judicial.

En este comienzo de año, la artista parece haber tomado una decisión que va en el sentido opuesto a la agresividad del lejano 2007. Según información publicada en distintos medios con base en REUTERS y EFE, La cantante decidió dedicar “todo su tiempo” a su familia, y destinar todos sus esfuerzos a cuidar a su padre, que estuvo a punto de morir.

En su página web, con fecha 4 de enero puede leerse un mensaje que sin dudas marcará el futuro crecimiento de la carrera de la artista y que responde a una elección del tipo de la que estamos hablando:

Hoy, Britney anunció una pausa de trabajo indefinida, que puso en espera su lanzamiento de “Britney: Dominación” en el Park Theatre en el nuevo resort Park MGM en Las Vegas hasta nuevo aviso. Debido a los recientes problemas de salud de su padre que amenazan su vida, ella tomó la decisión de dedicar todo su tiempo a su familia y sus esfuerzos para cuidar a su padre durante su recuperación.

“Estoy dedicando mi enfoque y energía a cuidar de mi familia. Tenemos una relación muy especial y quiero estar con mi familia en este momento como siempre han estado ahí para mí “, compartió en su declaración oficial. “Gracias a todos mis fans por su continuo amor y apoyo durante este tiempo. Me disculpo por cualquier inconveniente que esto pueda haber causado y espero con ansias el momento en que pueda volver a estar en el escenario tocando para todos ustedes”.

Las decisiones corporativas de los grandes artistas tienen impacto sobre toda la sociedad. Con independencia de su polémica vida pública, esta vez Britney siguió una estrategia diferente. Tomó una decisión positiva e inspiradora, que priorizó el amor y la vocación de servicio por encima de los logros profesionales. Una decisión muy cristiana. No queda más que desearle que a futuro siga tomando buenas decisiones “corporativas”, para desarrollarse y crecer cada día como persona y artista.

Anuncios