El Rosario y la ignorancia religiosa obligatoria

El 26 de enero a las 19 horas, la Iglesia en Montevideo (Uruguay) realizará la octava edición del multitudinario Rosario de Bendiciones para la Familia en la Rambla del Buceo, junto a la Aduana de Oribe, un evento que ha llegado a nuclear cerca de treinta mil personas. A pesar de que estamos en tiempos de lo que se ha dado en llamar la “ignorancia religiosa obligatoria” nunca está de más conocer, aunque sea los datos básicos de tradiciones que, como el rezo del Rosario, forman parte de nuestra cultura. A esos efectos, va el siguiente informe de Sentido Común.

1. Qué es el Rosario

El Rosario, para el católico la “rosa” de las oraciones por la alusión en su nombre a dichas flores ofrecidas a la Virgen María, es precisamente una oración tradicional, una de las más extendidas, que se reza de determinada manera, en forma individual o colectiva. Debemos tener en cuenta que para el católico la oración es una respuesta del hombre a un llamado de Dios, y no al revés.

Puede describirse al Rosario, a modo de analogía, como una obra de arte polifónica y colectiva, en la que se identifica la interacción de dos elementos: a semejanza de la letra y la música en un concierto, aquí interactúan la meditación y la vocalización. El rezo del Rosario suele ser también un encuentro lleno de música, buen gusto y cuidado de la estética, donde nada está dejando al azar.

Para quienes no están familiarizados con la práctica, en el rezo del Rosario se conmemoran los veinte misterios principales de la vida de Jesucristo y de la Virgen María, a razón de cinco por día, recitando después de cada uno un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria. En otras palabras: se enuncia el misterio que corresponde, y mientras lo va meditando en su interior, la persona luego reza un Padrenuestro, diez veces la oración que comienza con las palabras “Dios te salve, María…”, y finalizadas estas, cierra con el “Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén”. Continuará entonces con el segundo misterio, y así hasta completar los cinco. A modo de guía, se utiliza un collar de 55 cuentas, agrupadas de diez en diez y con cinco sueltas entre ellas, que se sostienen en la mano y se van pasando con los dedos a medida que se avanza.

Un “misterio” es toda realidad que desborda nuestras posibilidades de comprender. En la religión católica hay algunos misterios incomprensibles para el entendimiento humano, en los que se cree por haber sido revelados por Dios. Esto no supone algo irracional: la vida está llena de misterios. Por ejemplo, uno de los campos de investigación en la física moderna es la detección de las ondas gravitatorias: ellas son un ente teórico, que nunca se han medido ni nadie ha visto, pero los científicos están convencidos de que existen. Aceptar los misterios es en sí mismo un acto de humildad totalmente lógico. Suele citarse a modo ilustrativo al respecto la frase que Niels Bohr, uno de los primeros científicos en descubrir la estructura del átomo, dijo al también creyente Einstein: «No es, ni puede ser, tarea nuestra ordenar a Dios cómo debe Él regir el mundo».

En cuanto al Rosario, cada día se rezan cinco “misterios”, es decir, se meditan cinco pasajes, casi todos de los evangelios. Ellos están agrupados en los misterios gozosos (lunes y sábados, relacionados con el nacimiento y la infancia de Jesús), los luminosos (jueves, acerca de pasajes clave de su vida pública), los dolorosos (martes y viernes, sobre su pasión y muerte), y los gloriosos (miércoles y domingos, sobre la resurrección de Jesús).

El próximo 26 de enero, un cuidado escenario, presentadores con calidad profesional, excelente música católica, además de la presencia masiva de público, darán marco a la construcción colectiva en la Rambla de Montevideo.

2. El Rosario es una oración basada en la Biblia

El Rosario es en los hechos un compendio del Evangelio. Casi en su totalidad los textos que se meditan o que se recitan durante el rezo tienen sus orígenes en el Nuevo Testamento; y si bien su característica más visible es la repetición del “Dios te salve, María”, esto también se hace con palabras bíblicas cuyo centro sigue siendo Jesús.

Como pedagogía para la meditación, propone un método característico, adecuado para favorecer su asimilación: el basado en la repetición.

3. Cuándo empezó esta tradición

Aproximadamente en el año 800, se creó el salterio de los laicos. Consistía en repetir el Padrenuestro muchas veces, a modo de oración conocida por todos, y por lo tanto accesible para quienes por no saber leer, se veían privados de la posibilidad de orar recitando los Salmos de la Biblia. En distintas versiones del salterio, se fueron sumando el Avemaría, así como Alabanzas en Honor a Jesús y a la Virgen.

Según la tradición, fue la misma Virgen María quién se apareció a Santo Domingo de Guzmán y le enseñó a rezar en forma similar a lo que hoy conocemos como Rosario, a principios del siglo XIII. Le dijo que propagara esta devoción y la utilizara como arma poderosa en contra de los enemigos de la Fe. Desde ahí hasta el presente, siguió una rica y fecunda historia.

4. Qué son las Promesas de la Virgen María a quienes recen el Rosario

También según la tradición, en la segunda mitad del siglo XV, la Virgen María reveló las promesas para quienes rezan frecuentemente y con devoción el Rosario. Estas refieren a recibir la protección y gracia de la misma Madre de Dios: fortalezas y oportunidades frente a las debilidades y amenazas en la vida presente, y después de la muerte. Transcribimos a modo de ejemplo una de esas quince promesas:

  • Se otorgará la virtud y las buenas obras abundarán, se otorgará la piedad de Dios para las almas, rescatará a los corazones de la gente de su amor terrenal y vanidades, y los elevará en su deseo por las cosas eternas. Las mismas almas se santificarán por este medio.

5. Cuáles son los hechos históricos relacionados con el Rosario

Muchos sucesos históricos, públicos y privados, se atribuyen a la oración del Rosario. Algunos de gran trascendencia social y geopolítica, como el triunfo de la Europa cristiana en la batalla de Lepanto que detuvo el avance de los turcos otomanos en 1571.  

Ente los hechos menos conocidos se relata que el 6 de agosto 1945, aproximadamente a un kilómetro del lugar de explosión de una bomba atómica, sobrevivió una casa con ocho misioneros jesuitas alemanes. Este caso es conocido como el “milagro de Hiroshima”, no tanto por la circunstancia de que una persona sobreviviera (hubo otras aisladas que lo hicieron), sino porque se salvaron ocho, y porque a lo largo de los años siguientes no se detectó efecto alguno de la radiación en sus cuerpos. Los sobrevivientes jamás dudaron de que habían sido protegidos por la Santísima Virgen: “Vivíamos el mensaje de Fátima y rezábamos juntos el Rosario todos los días”.

6. Por qué se reza el Rosario para la familia

En su Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae San JUAN PABLO II dijo que, además de oración por la paz, el Rosario es también, desde siempre, una oración de la familia y por la familia. Con su pontificado tuvo un nuevo impulso la iniciativa de rescatar lo que los católicos consideran una preciosa herencia: volver a rezar en familia y a rogar por las familias, utilizando todavía esta forma de plegaria. (…) La familia que reza unida, permanece unida.

7. ¿Cómo no se aburren de repetir siempre lo mismo?

En primer lugar, aunque de afuera lo parezca, es muy claro para los presentes que no están repitiendo siempre lo mismo.

Sin embargo, es verdad que el “Dios te salve María” suena muchas veces cada vez que se reza el Rosario. Juan Pablo II decía al respecto que, si consideramos superficialmente esta repetición, se podría pensar que es una práctica árida y aburrida, pero en realidad se trata de la expresión del amor que no se cansa de dirigirse a la persona amada.  Podríamos agregar a modo de comparación, que cuando le encontramos sentido, a los humanos nos encanta la repetición en la música, al extremo que se ha escrito que en las últimas décadas, esta ha sido la clave para poder ingresar a los top charts de música.

En el año 2016, al celebrarse la fiesta de la Virgen del Rosario, el Papa Francisco compartió en la cuenta de Twitter @Pontifex, para los aproximadamente 30 millones de seguidores, esta breve reflexión sobre el rezo del Rosario: “El Rosario es la oración que acompaña siempre mi vida; también es la oración de los sencillos y de los santos… es la oración de mi corazón”.

Muy pocos concurrirán al Rosario del 27 de enero en carácter de simples espectadores. La mayoría lo hará esperando ser protagonistas de una experiencia que, en base al recitado rítmico y repetitivo de textos bíblicos los irá haciendo participar espiritualmente de los hechos que estarán meditando.

Como lo demuestra la concurrencia masiva de decenas de miles de fieles de todas las edades al encuentro, el rezo del Rosario en la Aduana de Oribe ya es parte del patrimonio cultural del Uruguay.

Fuentes:

Anuncios