La infame Canon EOS RP

El manufacturante de equipo de video y fotografía Canon, anunció recientemente  la nueva adhesión a su línea de cámaras mirrorles, bautizada como la Canon EOS RP.

Esta cámara sirve como una contrapropuesta a su también recientemente lanzada Canon EOS R, que representa el pentáculo de esta gama de productos dentro de la compañía.

Con gran diseño, capacidades de video 4K y una hoja de especificaciones a primera vista muy capaces, ¿cuál es la razón del alboroto detrás de esta cámara? ¿Por qué está siendo boicoteada tan universalmente en redes sociales y en plataformas de video como YouTube? La respuesta es simple, carece de la capacidad de grabar video en una resolución de 1920x1080p en 24fps.

En la industria cinematográfica, el estándar de video es tradicionalmente 24 fotogramas por segundo para todo lo que se presenta en la gran pantalla; esto debido a que 24 es el número de fotogramas con el que el ojo humano y el cerebro operan, mediante imitar este formato, se busca maximizar cuánto se aprovecha de una película en sí en términos visuales, y que de esta manera el cerebro del espectador no “descarte” ningún fotograma en una misma toma al fallar en procesarlo.

De ser este el caso entonces, y ser 24fps tal eminencia en cuanto a formatos, habiendo sido adoptado por prácticamente todos los videógrafos profesionales y amateurs educados en el tema, ¿Por qué Canon decidiría omitir esta función en su nueva cámara fotográfica? La respuesta en sí es complicada.

El manufacturante aún no ha brindado declaraciones en el tema, pero numerosos conocedores del mundo de la videografía han pronunciado su parecer, y la gran mayoría parece concluir en que: Canon está intentando proteger sus líneas de gama alta.

La Canon EOS RP, se encuentra apreciada debajo de su contraparte más lujosa por unos US$ 1000 a la hora de publicación de este artículo. Esto quiere decir que por el precio de US$ 1300 (una verdadera ganga considerando los US$ 2300 que uno tendría que pagar para adquirir la en perspectiva lujosa EOS R), uno puede adquirir una cámara con casi todas las mismas funcionalidades a grandes rasgos y con un tamaño reducido en comparación, lo que suena más que atractivo para casi cualquier comprador, y lo que por la misma razón podría significar pérdidas inmensas en ventas de los productos de Canon de gama alta, en este caso la EOS R.

Pero la compañia también se vio en una situación similar cuando lanzó su cámara de video conocida como: Canon C200, dentro de su línea de cámaras de cine, la cual sospechosamente se privaba de grabar video 4K con una gama de colores 10-bit, como lo hacían sus más costosas C300 y C500 (ambos modelos anteriores a la C200), efectivamente minusvalorando a este nuevo modelo, con el fin de (como muchos creen) proteger a su línea de productos más costosa.

Pero aún permanece un cabo sin atar… un cabo que podría ser la solución para este gran problema de las 24fps… una forma de vencer a Canon en su intento de privar a sus consumidores de atributos… ¡usar 24 fps en resolución 4K!, la ficha de especificaciones lo permite, por lo que técnicamente es una válida opción ¿verdad?… Pues… no realmente. Esta cámara en efecto permite utilizar un formato de 24fps en una resolución de 4K, lo que podría significar una solución a todos los problemas descritos anteriormente, y con la solución de memoria adecuada, esto podría ser una opción muy viable… Pero hay un truco bajo la manga de Canon: y es otra vez una minusvaloración argumentablemente intencional de su parte: el modo 4K de esta cámara tiene 2 grandes handicaps: 1, no permite el uso de el autoenfoque “Dual Pixel” que es una de las principales razones por las que un consumidor compraría una cámara Canon en primer lugar, y 2 la imagen se ve recortada cuando se utiliza este modo, efectivamente perdiendo otro de los grandes puntos de venta de esta cámara: un sensor de full frame. Por lo que, para poder utilizar un modo de video en 24fps, con todos los factores por los que se compraría esta cámara intactos, uno tendría que disminuir su resolución a como máximo 720p, lo que para el mundo digital de hoy en día sería simplemente inaceptable.

Por estos hechos y más, muchos YouTubers y personalidades de internet han manifestado su desagrado con este curso de acción efectuado por la compañía, y de hecho han cancelado sus pre-ordenes de compra, instigando a Canon a cambiar su proceder.

Sin una respuesta oficial de la marca y ningún comentario o cambio en la hoja de especificaciones post-publicación, los usuarios de cámaras de video provenientes de Canon no tienen otra opción que sentirse efectivamente olvidados por su marca de confianza.

Anuncios