El mayor regalo: la nueva película financiada por crowdfunding de Juan Manuel Cotelo

A pocos días de su estreno al público en Montevideo, tuvimos la chance de asistir a una función particular de la película: “El Mayor Regalo”, un nuevo filme español, escrito y dirigido por el renombrado director Juan Manuel Cotelo, quien a su vez desarrolla un papel protagónico en la película, representando una versión ficticia de sí mismo, basada en su profesión real.

El argumento de la película es relativamente simple: la misma lidia con la historia de un director que, frustrado con el guión de la película “Western” que al momento dirige, debido al final grotesco que el mismo predispone (un duelo armado entre dos rivales del antiguo oeste, que terminaría en uno de los dos asesinando al otro). Por lo que decide salirse del guión, y buscar un verdadero final feliz en otra parte. Ensimismado profundamente en su cruzada, Cotelo (en la ficción), culmina por recorrer el mundo entero, indagando personas de distintos lugares, con distintas historias de vida, siempre con su intención de trasfondo, de poder encontrar su tan deseado final.

La película combina momentos de verdadera seriedad y tristeza, con momentos de gran reflexión e impacto, alivianados por frecuentes descargos cómicos, en su mayoría sobrios y acordes y siendo particularmente hilarantes al contrastarse con los anteriormente descritos momentos de seriedad. Aún así, la película sí tiene sus defectos humorísticos, con algunos de los chistes siendo representativos de una menor categoría en cuanto a tono que el resto de la película.

En cuanto al argumento, la película no deja mucho que desear, combinando ficción con realidad de una manera que resulta por ser muy interesante y borroneando de a momentos los límites entre cuáles partes de la película son ficción y cuáles son realidad, el hilo argumentativo de la película no se ve sacrificado en ningún momento, y la ejecución es realmente buena.

En términos técnicos referentes a lo visual, la película no decepciona, durante la misma se da a conocer de a vistazos el equipo utilizado para su creación, y el mismo confirma por su calidad el gran valor de producción que claramente fue invertido en esta película. Esto es evidenciado por solo mirar la calidad de la imagen proyectada (para los interesados: las cámaras utilizadas fueron cámaras Canon de su línea de cámaras de cine (C200, C300, C500), utilizando lentes de la línea L de la marca (presumiblemente algún tipo de zoom de un rango aproximado de 70-200mm). A su vez el audio y la iluminación de las escenas también estuvo a la par de la calidad de imagen, aunque hubiese podido ser interesante la inclusión de tomas de corte más artístico, o más complejas dentro del filme.

El guión de la película a su vez no decepciona, siendo cómico pero muy ilustrativo en las partes de ficción, y relativamente bien proyectado en las partes documentales.

Sin embargo, la película si tiene fallas, y una de ellas muy evidente es su duración: la proyección de la misma tiene una duración de 1 hora y 50 minutos aproximadamente, con escenas tras escenas posteriores y durante los créditos, que obligan al espectador a permanecer en la sala mientras estos corren, efectivamente extendiendo la duración de la película particularmente. A su vez esta no es una película exclusivamente de ficción; si bien tiene una gran porción de sí misma que lo es, la mayor parte de la duración es ocupada por entrevistas e historias que si bien sorprendentes, emotivas y que realmente hacen a la historia, pueden llegar a volverse algo tediosas para quienes no son fanáticos de este género, especialmente por su larga duración. De todas formas todas estas escenas tienen durante su transcurso superposiciones de imágenes dramatizadas que ilustran las historias narradas, que efectivamente hacen un gran trabajo alivianando el transcurso de las mismas.

Como ya ha de saber el lector; esta es una película con un trasfondo católico, si bien esto no se ve plasmado en la producción al punto de poder resultar tedioso a los ojos de quien no comparte los principios esta religión, la película es lo que és, y és en nuestra opinión una excelente película para dos tipos de público en específico:

1- Para el público Católico general: esta película, para quien comparte sus ideales, y comprende el mensaje que procura brindar, es simplemente genial. Su larga duración efectivamente puede probar ser un factor disuasivo para algunos, pero dada una oportunidad para expresar su significado, y para poder apreciar completamente todos sus aspectos, la película prueba ser fácilmente digna de su tiempo.

2- Para el público no necesariamente Católico, pero con una mente abierta: la producción no está simplemente enfocada hacia el público religioso en específico; tratando entrevistas profundas y problemas actuales, la película puede probar ser especialmente emotiva y abridora de ojos para quien se deje iluminar por sus ideas, y el hecho de que gran parte de su composición se base en historias reales al igual que ficticias, la convierte en una película para los amantes de la ficción y los documentales por igual.

Como comentario final, Cotelo realizó efectivamente un buen trabajo al escribir y dirigir esta película: siendo seria pero ilustrativa, verdaderamente trágica pero también cómica, y con sus defectos siendo contrapesados por sus virtudes, esta es en verdad una película para ver.

Anuncios