Continúa avanzando la misión Casa de Todos

En una nota del diario El País de Montevideo titulada “Iglesia sale en busca de los fieles que se alejaron” se informa que el cardenal Daniel Sturla, Arzobispo de Montevideo, “grabó un video en las inmediaciones del faro de Punta Carretas y desde allí invitó a quienes se han alejado de la fe católica a volver a ella.”

El mensaje completo del Cardenal Daniel Sturla fue:

“¡Cuántas vidas habrá salvado este faro, cuántos naufragios habrá evitado! Cristo resucitado es la luz del mundo. Disipa todas las tinieblas: las del pecado, las de las tristezas, la de la angustia. La Iglesia es la memoria viva de Cristo resucitado, nunca club de perfectos, siempre casa de puertas abiertas. En este Tiempo Pascual en Montevideo estamos empeñados en la misión Casa de Todos, para convocar a aquellos hermanos que se han alejado de la fe. Jesús nos dice hoy ven y verás. ¡Felices Pascuas!”

La nota relaciona a la misión Casa de Todos y a este mensaje del Cardenal Sturla con una encuesta efectuada por Latinobarómetro que marcaría una disminución en la cantidad de uruguayos que se auto califican como católicos. Este tipo de interpretaciones muestra un claro desconocimiento de la realidad y dinámica de la Iglesia. No en vano en su reciente artículo titulado “La Iglesia y el escándalo del abuso sexual” el Papa Emérito Benedicto XVI se lamentaba: “De hecho, hoy la Iglesia es vista ampliamente solo como una especie de aparato político. Se habla de ella casi exclusivamente en categorías políticas y esto se aplica incluso a obispos que formulan su concepción de la Iglesia del mañana casi exclusivamente en términos políticos. (…)”

Convocar a aquellos hermanos que se han alejado es un mandato que hace a su razón de ser: la Iglesia es misionera por naturaleza. Sigue el mandato de Jesús: “Vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo”.

Sin embargo parece inevitable la especulación en términos propios de la política cada vez que la Iglesia realiza este tipo de movilizaciones: en la semana santa del año 2011, cuando Mons. Nicolás Cotugno anunció la “Misión en Montevideo” tuvo la necesidad de aclarar a los medios de prensa de entonces que “la propuesta no tenía un fin proselitista, sino que apostaba a transmitir un mensaje de paz y esperanza”.

En este año 2019, mediante un programa que tienen sus inicios en el 2018, el Cardenal Daniel Sturla propone “revitalizar la dimensión de anuncio del evangelio en nuestra Iglesia”. “Queremos anunciar la Buena Noticia, salir de nuestro rincón, convocar a todos, y en esta etapa, de un modo especial, a los católicos alejados de la práctica de la fe, a abrirse nuevamente al anuncio salvador de Jesucristo: Dios te ama, ha dado su vida por ti. En Él se encuentra el sentido de la vida. Con su cruz y resurrección rompe las ataduras que nos oprimen y nos manifiesta la libertad de los hijos de Dios. La Iglesia es tu casa. Casa de puertas abiertas, pueblo de pecadores, pero también pueblo santo, animado por el Espíritu Santo”.

¿En qué consistirá esta misión Casa de Todos?

Según se informa, Casa de Todos tendrá una organización muy descentralizada, con actividades que dependen de lo que defina cada comunidad parroquial. Algunos visitarán casas, otros irán a los semáforos o ferias, se reunirán en casas de familia o promoverán otras maneras de acercarse a las personas. Todos los misioneros estarán identificados con un chaleco y que tendrán unos volantes para entregar a quienes visiten. El objetivo de los misioneros no será otro que salir al encuentro, acercarse a todos y particularmente a quienes perciben su alejamiento de la Iglesia como una pérdida en sus vidas.

Esta misión Casa de Todos forma parte del Programa Misionero Jacinto Vera. Según explicó el Card. Sturla en su carta pastoral de 2018: “Al llamar a este programa Jacinto Vera, queremos retomar la mística de este hombre de Dios que asumió su responsabilidad de liderar la Iglesia en el Uruguay en una situación bien compleja. Cuando en 1859 asumió como Vicario Apostólico, lo primero que hizo fue recorrer todo el país. La situación de la Iglesia era desoladora, si bien el cuadro general se mantenía dentro del marco de la cristiandad. Pronto Don Jacinto tendrá que enfrentar los primeros vientos secularizadores que fueron muy duros y que tuvieron su momento álgido cuando el gobierno desconoció su autoridad como Vicario y lo desterró. Jacinto Vera no se amilanó, no fue pusilánime, no se quedó en la queja. Rezó y actuó. Fue misionero. Fue a buscar las ovejas perdidas”.

Desde Sentido Común, deseamos una feliz y provechosa misión Casa de Todos, con excelentes frutos en términos de fidelidad a la necesaria Misión que la Iglesia Católica lleva adelante en nuestra sociedad.

Copiamos el link a la entrevista publicada por El Observador con fecha 22 de abril, en que el Cardenal refiere a la misión Casa de Todos

https://www.elobservador.com.uy/nota/la-iglesia-catolica-sale-a-la-calle-en-busca-de-los-simpatizantes-alejados-2019417172630

Anuncios