Para seguir creyendo: preguntas al sistema electoral uruguayo:

Cual comarca pequeña, una de las características de la cultura uruguaya es la de construir mitos y protegerlos de la forma más simple y efectiva utilizada en todos los tiempos: el que pregunta demasiado recibe el calificativo de “energúmeno”.

Uno de estos intocables es el sistema electoral uruguayo. En Sentido Común entendemos que hay ciertas preguntas que quienes tiene el poder necesario deberían hacerse a la luz del Balotaje 2019 realizado en Uruguay:

  1. Errores en el escrutinio primario:

Durante los primeros días en que transcurrió el escrutinio departamental realizado en la última semana de noviembre 2019 en Uruguay, la ciudadanía se enteró por información no oficial de los errores detectados en el escrutinio Primario llevado adelante por la Corte Electoral. Si bien cierto margen de errores en el primer conteo está previsto por el mismo sistema, parecería un buen aporte a la transparencia la publicación sistematizada de los resultados de este control, individualizando los mismos.

Fue así que, por ejemplo en Salto, sin contar los observados, Martínez habría sufrido errores en su perjuicio un total de 623 votos mientras que para Lacalle Pou el perjuicio habría sido de 1055 votos. Similar información aunque por cifras menores se conoció de otros departamentos. Por los datos publicados, no podemos saber la magnitud o parcialidad de estas inexactitudes y su impacto en el resultado a favor de uno u otro candidato.

Un buen aporte a la transparencia del sistema sería la publicación oficial de la magnitud y dirección de los errores, ya que los mismos son un indicador directo de la calidad del trabajo de las mesas de votación. Sería asimismo bueno conocer la evolución histórica de tales errores en los distintos actos electorales, como forma de establecer parámetros de normalidad.

  • Riesgo de Robo de Identidad:

El robo de identidad es un problema identificado y controlado de distintas formas a nivel mundial. Uruguay no tiene por qué ser ajeno. Es más, circularon en las redes distintos comentarios señalando personas que venían en Buquebús con varias credenciales; otros de una persona que fue a votar y ya habían votado por ella. Hay quienes hacen hipótesis sobre qué pasa si alguien vota con la credencial de otra persona que no está en el país, que no puede o que directamente no quiere ir a votar.

La pregunta automática es: el sistema de control de identidad de la persona que realiza el sufragio es correcto y adecuado a las tecnologías disponibles. Tal vez así sea, pero sería bueno publicación sistemática de estos controles y sus resultados.

  • Crecimiento en la cantidad de votantes:

Sería bueno entender por qué en el balotaje 2019 votaron 111.000 personas más (aprox.) que en el balotaje 2014, cuándo el voto fue igual de obligatorio y la población en edad de votar no creció en esa magnitud (Ver como referencia la página Population Division de las Naciones Unidas).

En virtud de estas preguntas, sería muy bueno que la seguridad de nuestro sistema electoral deje de ser un mito intocable y se revise con sentido crítico para que todos podamos racionalmente seguir sintiéndonos colectivamente tan orgullosos como hasta el presente.

Fuentes:

https://www.elpais.com.uy/informacion/politica/lacalle-pou-sacara-hoy-ventaja-definitiva-confirmara-presidente.html

https://www.elobservador.com.uy/nota/nueve-departamentos-terminaron-su-escrutinio-conoce-los-cambios-que-hubo-20191127161238

https://www.corteelectoral.gub.uy/