Vergüenza ajena e ignorancia religiosa obligatoria: la respuesta que faltó en la campaña política uruguaya

Having Doubts - Drawing of a Man on Blackboard - Illustration

Hace ya unos días que terminó la campaña electoral legislativa y presidencial en Uruguay, el país más secularizado de América Latina. Es un buen momento para analizar una reacción mayoritaria en los medios de comunicación, que desde lo “políticamente correcto” dejó al descubierto el bache cultural generado por una falta de conocimiento del hecho religioso, difícil de comprender en un país occidental, y que puede sintetizase bajo el término: “ignorancia religiosa obligatoria”. La “religión oficial” con impulso de las corrientes marxistas que ven en la Iglesia “el opio de los pueblos” ha impregnado hasta al mismo pueblo católico, sustituyendo a Dios por “los valores” y la “solidaridad”, al punto de borrar toda referencia a lo sobrenatural de la vida cotidiana.

El hecho local uruguayo que queremos analizar ocurrió a partir del viernes 18 de octubre, cuando el candidato a vicepresidente de Cabildo Abierto, en plena campaña electoral se dirigió a su electorado en un acto partidario en el Departamento de Rivera con unas palabras cuya repercusión vale la pena analizar. Transcribimos textualmente cómo fue presentada la noticia, en este caso, por el diario El País:

“CABILDO ABIERTO

Domenech: ´Dios nos mandó a Manini Ríos y tenemos un nuevo general para guiarnos´.

Es interesante ver las repercusiones de esta frase, en una campaña electoral en la que se dijeron cosas tan duras como que “si el candidato Luis Lacalle Pou, en caso de ganar la Presidencia, envía al Parlamento un paquete de leyes de urgencia generará una movilización social enorme que podría producir inestabilidad”.

Aún a muchos católicos les chocó una expresión que simplemente refleja una manera de pensar, un modelo de pensamiento que no debería ser ajeno al mundo occidental. Bien podría haber dicho también el candidato: “Dios nos mandó a Martínez” (candidato opositor). En cuyo caso también habría estado reflejando un modelo de pensamiento cristiano.

San Antonio el Grande, padre del Monaquismo cristiano, que vivió entre el 251 y 356 de nuestra era, decía en sus Exortaciones: Sería fuera de lugar no agradecer por la salud del cuerpo a los médicos, porque nos prescriben remedios amargos y desagradables. Pero refusaríamos a Dios la gratitud por cosas que nos parecen penosas…

Este histórico párrafo refleja la posición ante la vida de muchos cristianos que viven una relación directa con Dios como parte del día a día. Que están subrepresentados en la prensa, pero son sin dudas son mayoría entre los que concurren a los distintos cultos, no solamente católicos.

Resulta interesante contrastar el hecho local descripto al inicio de esta nota con la siguiente noticia extraída de CNA, cuyo link se encuentra al final de esta página:

Washington DC, 30 de octubre de 2019 / 03:30 pm ( CNA ) .- Los legisladores deben redescubrir su llamado de Dios para buscar justicia, dijo el obispo Robert Barron a los miembros del Congreso y al personal el martes.

 (…)Barron también pronunció la oración de apertura en el piso de la Cámara de los Estados Unidos el miércoles, para comenzar el trabajo legislativo del día. En su invocación, hizo eco de los temas de justicia de los que había hablado el día anterior.

“Oh Dios, fuente de toda justicia, has convocado a todos los que trabajan en esta cámara para que caminen por el camino de la justicia, para fomentar la vida y la libertad, para cuidar especialmente a los más pobres y vulnerables de nuestra sociedad”, dijo el obispo Barron.

“Libera a estos siervos tuyos, oh Señor, de todos esos apegos a la riqueza, el poder, el privilegio o la fama que les impedirían seguir el curso que les has indicado. Hágales recordar el momento en que escucharon su voz por primera vez y la siguieron con idealismo y entusiasmo ”, rezó.

(…)Barron retó a los que estaban en la sala a redescubrir el momento en que encontraron su vocación al servicio público. Dijo que le pide a los sacerdotes que “recuerden la primera vez que escucharon el llamado”, y agregó que “encontrarán, apuesto, un momento de extraordinaria claridad y poder espiritual”.

Tal desafío, agregó, involucra a “todos en esta sala” y una “sensación de ser llamado, convocado, enviado a una misión, creo que se aplica a todos en nuestra cultura”.

La vocación al servicio público debería ser tan abarcativa, dijo, que los legisladores deberían recordar cuándo fueron llamados. Dijo que el profeta Isaías fechaba su llamado a la vocación profética de “el año en que murió el rey Uzías”, dijo Barron, citando el Libro de Isaías en la Biblia.

“En otras palabras, quedó grabado en su memoria porque fue el momento decisivo de la vida”, dijo Barron, antes de preguntarle a los legisladores “¿cuál fue, para ustedes, el ‘año en que murió Uzías’?”

Hay tres trascendentales en los que se basa la cultura, dijo Barron, lo “verdadero”, lo “bueno” y lo “bello”. La política, dijo, está especialmente relacionada con lo “bueno”.

Barron exhortó a los miembros del Congreso “a encontrarlo, luchar por él, propagarlo”.

“¿Qué anima ese trabajo?”, Preguntó retóricamente sobre la búsqueda del “bien” de aquellos en el servicio público. “Es una pasión por la justicia que se encuentra en el fondo del alma”, dijo.

Dios llamó a los que están en el servicio público a través del deseo de justicia, dijo, enfatizando la necesidad de “armonizar nuestras vidas con la integridad y belleza de ese llamado” donde “todo lo que hago es servir a la justicia”.

Eso, advirtió, podría hacer que los miembros sean “impopulares”, “menos ricos” o verlos “atacados”. Sin embargo, agregó: “La forma en que mides la vida ahora es cómo respondes a esta llamada”.

Barron también mencionó el surgimiento de los “Nones”, o aquellos no afiliados a ninguna religión. Los números de Pew Research la otra semana mostraron que las “Nonas” ahora representan el 26 por ciento de la población general de los Estados Unidos.

“¿Estamos perdiendo el sentido de la dimensión sagrada y divina de la vida? Creo que demostrablemente sí”, dijo Barron.  

Desde Sentido Común, con un enfoque de laicidad positiva, damos la bienvenida a este tipo de expresiones, que bien dichas y entendidas, no hacen más que reflejar una sana relación de los hombres con un actor inevitable de la vida social: Dios.

Porque bien entendida, la presencia de Dios en un marco de laicidad (concepto distinto al de laicismo), amplía el horizonte de los pueblos, los une y eleva. Muy pocos uruguayos saben que el mundo no es mayoritariamente ateo, que existe la tradición de rezar en los poderes legislativos en muchos de los países más prósperos del mundo. Entre otros, Reino Unido, Nueva Zelanda y Australia tienen una rica historia de oraciones de apertura de sesiones diarias o de períodos de sesiones. En Estados Unidos la costumbre de nombrar a miembros del clero para dirigir en oración a la Cámara de Representantes y del Senado de Estados Unidos ha continuado con pocas interrupciones desde el año 1787.

https://www.elpais.com.uy/informacion/politica/domenech-dios-mando-manini-rios-nuevo-general-guiar.html

https://www.catholicnewsagency.com/news/bishop-barron-goes-to-washington-88283file:///C:/Users/Pablo/Downloads/19311-37784-1-SM.pdf