#ChauNetflix: reacción mundial ante la discriminación a los católicos

Informe actualizado 10/1/2020. El obispo de Texas, Joseph Strickland, anunció en su Twitter el 15 de diciembre pasado la cancelación de su suscripción a Netflix, con el siguiente mensaje: “Acabo de darme de baja de Netflix; la blasfemia no merecía un centavo de apoyo”.

Se sumó así a miles de líderes y cantantes cristianos que están cancelando su suscripción con el slogan #ChauNetflix o #BoicotNetflix. Así lo señala en su twitter Funky: “No apoyaré una compañía que promueve la burla a mi fe”.

Hace años que existen producciones de Netflix en las que puede identificarse un claro perfil anticatólico con distinto grado de sutileza, pero parece que esta vez la gota derramó el vaso, en lo que ha sido calificado como una burda y gigantesca blasfemia… ¡justo en Navidad!

En España, Abogados Cristianos ha presentado una denuncia en el Juzgado de Colmenar Viejo pidiendo medidas cautelarísimas para que Netflix España retire cuanto antes la película de su plataforma. Según la organización de juristas, dicha cinta “comete un presunto delito contra los sentimientos religiosos, en la modalidad de escarnio, tipificado en el artículo 525 del Código Penal”. La presidenta de Abogados Cristianos, Polonia Castellanos, entiende que “esta película burla la imagen de Jesucristo, presentándole como si fuera inepto y homosexual“. Y alude al recibimiento que tuvo el mismo filme en su país de origen: “En Brasil ha socavado la dignidad de los creyentes que se han mostrado en contra de esta producción. Por ello no podemos permitir que, lo que ha ofendido en Brasil, esté siendo emitido en nuestro país”.

La Conferencia Episcopal de Brasil repudió la producción por “blasfema” y censuró que se utilice la libertad de expresión como excusa para atacar la fe de la mayoría: “Nada permite a nadie vilipendiar las creencias profundamente arraigadas. El derecho a la libertad de expresión no anula el respeto por las personas y sus valores”

La  campaña ha llegado a la Comisión de Comunicación del Congreso de Brasil por considerar que la película viola el art. 208 del Código Penal que castiga el “vilipendio al culto religioso”.

Las reacciones se multiplican también en los católicos de a pie y por distintos medios. Centenas de miles de personas se han manifestado en contra de la difusión de la película. Con el fin de recaudar firmas en contra de la película, en Change.org se lanzaron varias campañas que piden que el contenido sea retirado. Además los creyentes afectados piden que Netflix se disculpe a causa de que interpretan la película como una blasfemia. También  puede verse similar protesta a través de la  plataforma CitizenGO.

Según se señala por parte de los adherentes a la campaña de protesta:  “Netflix es una plataforma mundial y el daño está siendo mundial. Ahora mismo hay gente en Alemania, Rusia, Francia, África, Estados Unidos, Hungría y un larguísimo etc participando en esta petición.”

Al parecer y hasta este momento, Netflix sigue optando en contra de la sensibilidad de los católicos que se sienten ofendidos. Según publicò Religión Confidencial el 20 de diciembre, la respuesta de la empresa ante la consulta sobre si continuará difundiendo la película es:

“En Netflix apoyamos firmemente la libertad creativa de los artistas con los que colaboramos, entendemos que no todo el mundo tiene por qué estar de acuerdo con el contenido y creemos firmemente en la libertad de nuestros miembros para elegir lo que ven”.

Sin perjuicio de ello, no es gratuito para ningún servicio el ofender a sus clientes.

Difícil es saber la evaluación final que realizará Netflix en un proceso que continúa. Posiblemente lo más trascendente de la situación actual es el hecho de que la comunidad católica que hasta ahora se había mostrado pasiva ante las estrategias culturales discriminatorias en su contra, está mostrando al menos cierta capacidad de reacción. Seguramente esto no será gratuito para la reputación de Netflix en el largo plazo respecto de un colectivo tan importante, más allá de que actúen o no en bloque.

Según el diario El País en nota del 9 de enero de 2019:

El presidente del Supremo Tribunal Federal de BrasilDias Toffoli, levantó la censura que se le había impuesto a una película disponible en la plataforma de streaming Netflix, de acuerdo a lo que informó este jueves la revista brasileña Veja. Netflix había pedido más temprano este jueves al Supremo Tribunal Federal anular la censura impuesta por un juez a la producción brasileña disponible en su plataforma.  “La garantía constitucional de la libre expresión del pensamiento y la libertad de expresión excluye cualquier censura”, argumentó la defensa de Netflix en el recurso presentado. De acuerdo con Netflix, la censura de la producción solo podría darse si se estuviera caracterizando un “acto ilícito”, si “incitara a la violencia” o si fuera “violador de los derechos humanos”. (…) La transmisión del polémico especial trajo consecuencias como el ataque con bombas molotov que en diciembre pasado sufrió la sede de la productora del grupo humorístico en Río de Janeiro, causando daños materiales en la entrada y recepción del edificio.

Fuentes:

https://www.aciprensa.com/noticias/cerca-de-la-navidad-netflix-ofende-a-cristianos-con-pelicula-sobre-jesus-gay-16407

https://www.elpais.com.uy/mundo/supremo-tribunal-brasil-levanto-censura-netflix-pelicula-cristo-homosexual.html