La sana costumbre de horrorizarse por el horror

Según informa el New York Times, el sábado 28 de diciembre a las 10 de noche testigos vieron a una persona que ocultaba su rostro con una bufanda cuando irrumpía en la casa de una comunidad jasídica en los suburbios de Nueva York.

El relato de lo sucedido es el siguiente:  “Al principio, comenzó a empuñar con su machete de un lado a otro, tratando de golpear a todos” (…) En terror, la gente huyó de la sala de estar. El Sr. Gluck recordó ir corriendo a la cocina, recoger a un niño pequeño y luego bajar a un porche trasero. El Sr. Gluck regresó, vio a una víctima mayor sangrando mucho y luego trató de confrontar al atacante. “Agarré una vieja mesa de café antigua y se la arrojé a la cara”. (…) Las cinco víctimas del ataque fueron llevadas al hospital, y cuatro de ellas fueron tratadas allí y dadas de alta. El domingo por la tarde, uno permaneció allí con una fractura de cráneo (…) El domingo, miembros de la comunidad jasídica dijeron que se consolaron por la forma en que la gente de la fiesta de Hanukkah hizo todo lo posible para repeler al atacante, arrojándole algunos muebles. 

El Departamento de Policía de la ciudad había anunciado el viernes anterior que intensificaría las patrullas en barrios judíos después de una serie de incidentes antisemitas, entre los que se cuentó un tiroteo masivo en un supermercado kosher en Jersey City, Nueva Jersey, que dejó tres personas muertas.

Según New York Times la policía no ha revelado un motivo, y mucho sobre el ataque siguió siendo un misterio el domingo, incluido por qué el asaltante eligió la casa del rabino. Pero el gobernador Andrew M. Cuomo se refirió al atentado como un “acto de terrorismo doméstico”. El mismo artículo da cuenta que el principal sospechoso tiene una larga historia de enfermedades mentales y hospitalizaciones” y “no tendría antecedentes conocidos de antisemitismo”.

El hecho transcendió a nivel internacional. En Uruguay el Comité Central Israelita emitió la siguiente declaración: El CCIU repudia enérgicamente el atentado perpetrado ayer en la ciudad de Nueva York contra judíos mientras celebraban la fiesta de Januca. Oremos por la salud de los heridos y reclamemos por el fin de estas manifestaciones de odio y violencia antisemita.

El Cardenal Daniel Sturla representó en un Twitter no solamente su sentimiento sino también el de la comunidad católica: Me uno al dolor de la comunidad judía, al repudio del atentado y en la confianza que la luz vence a las tinieblas, como lo indican las luces de Januca.

Fuentes:

https://twitter.com/DanielSturla?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Eembeddedtimeline%7Ctwterm%5Eprofile%3ADanielSturla&ref_url=https%3A%2F%2Fsentidocomun.blog%2F2019%2F12%2F26%2Fcomo-se-vivio-la-navidad-2019-cena-con-jesus-en-la-catedral-de-montevideo%2F