¿Por qué debería ser importante pensar en los funcionarios públicos que ganan más de $ 80.000?

  • Muchos de ellos desempeñan puestos de gran responsabilidad y riesgo, en empresas en competencia, con colegas de las empresas privadas que ganan el doble, el triple y hasta diez veces más.
  • Muchos de ellos, llegaron a sus puestos por concurso y por mérito, y tienen calificaciones iguales o superiores a sus colegas privados.
  • Muchos de ellos, tienen responsabilidades iguales o superiores a las de sus colegas privados, con similar o superior dedicación. En los errores o aciertos por sus decisiones hay en juego mucho más que 12 millones de dólares (por tomar como referencia la cifra que se piensa recaudar con las medidas recientemente anunciadas).
  • Todo lo que ganan tiene su contrapartida con el aporte correspondiente al Estado. No existe en su caso método alguno de disminuir la parte que aportan al fisco. Es uno de los sectores más golpeado por las políticas de los últimos años.
  • Las ganancias de las empresas que conducen van a las arcas del Estado.
  • El valor, el bien social que producen las empresas u organismos en que trabajan, forma parte del valor que genera el mismo Estado. Su capacidad de trabajo y de encontrar soluciones es determinante para la satisfacción de las necesidades de la población.
  • La sociedad y el gobierno necesitan y van a necesitar aún más del talento, del esfuerzo y de la profesionalidad de estos mandos medios y altos si quieren dar servicios eficaces y eficientes.
  • Son una parte muy importante del 10 % de uruguayos que desde el 2017 está pagando el 80 % del ajuste realizado en aquel entonces con el IRPF. Ya hoy reciben bastante menos del 60% de sus sueldos nominales, por lo que para analizar la magnitud del impacto en su bolsillo de cualquier carga adicional, hay que multiplicarla casi que por 2.
  • Están en muchos casos siendo injustamente estigmatizados y discriminados en las redes sociales y muchos medios de comunicación, mientras que la palabra “solidaridad” está cumpliendo una vez más su función de amordazar.
  • Porque en su gran mayoría integran una clase media solidaria cuyos ingresos son importantes para ayudar a sus familias en medio de la crisis generalizada por el COVID-19.