COVID-19: desafío global para los sujetos obligados

Photo by Artem Beliaikin on Pexels.com

Los sistemas de prevención de lavado de activos y financiamiento del terrorismo desde el punto de vista de los operadores financieros, pueden concebirse como: una gran red de instituciones y empresas que generan y aplican procedimientos manuales y herramientas informáticas con el objetivo de detectar aquello que es inusual, que se desalinea de los parámetros de funcionamiento normal, para reportarlo en tiempo y forma a la agencia correspondiente.

El tema es que COVID-19 ha traído en forma repentina y global, nuevos paradigmas de comportamiento de personas físicas y jurídicas. Nuevos conceptos de normalidad en la operativa diaria que modelan un mudo distintos con nuevos riesgos. Algunos de estos cambios llegaron para quedarse y otros posiblemente se irán con la crisis.

Es así que COVID-19 genera un gran desafío, para los bancos y para toda la cadena de AML – OFAC, que lideran los bancos pero que se conecta con los distintos tipos de instituciones financieras, los servicios de corresponsalía financiera o bancaria y los sujetos obligados en general. Como toda “cadena”, su fortaleza general se mide por el eslabón más débil.

COVID-19 desafía la capacidad de adaptación y respuesta rápida de los sistemas de prevención globales, en momentos donde los equipos de trabajo también son afectados por los mismos riesgos para la salud que el resto de la población. Lo que debemos tener claro es que, pasados estos eventos nadie considerará aceptable las respuestas del tipo: todo se retrasó, no pudimos controlar este aspecto debido a la pandemia, no lo detectamos porque estábamos con menos personal o trabajando a distancia.

Thomson Reuters publicó un artículo titulado “COVID-19 obliga a los bancos a modificar la gestión de alertas contra el lavado de dinero, comunicarse con los reguladores – expertos”, cuyo link comparto al final de esta publicación. Entendemos que es bueno que todos los actores del sistema de prevención.

Destaco lo que entiendo son puntos centrales de ese artículo, incorporando en el análisis al resto de los sujetos obligados:

  • Identificar lo que se considera la nueva normalidad en términos de la actividad del cliente y asegurarse de proporcionar una dirección muy clara a los analistas.
  • Documentar los cambios en los programas de prevención adoptados durante el COVID-19 para garantizar que “nada se confunda en un momento posterior”.
  • Tener un check-in que pueda servir para hablar con nuestro regulador o con quienes nos puedan pedir cuentas sobre las medidas adoptadas, que nos permita decir: ‘Esto es lo que está sucediendo, así es como lo estamos pensando, este es el impacto que puede o puede no tener ”.
  • Aplicar enfoque basado en riesgo: es vital poner los recursos en el control de las actividades y riesgos activos que están surgiendo.
  • No bajar la guardia durante estos “tiempos sin precedentes”.
  • Identificar los nuevos riesgos teniendo en cuenta que: “Lamentablemente, los delincuentes financieros no descansan durante un momento de crisis, pero de hecho acumulan la ansiedad y la crueldad de un momento como este en las personas que eligen como víctimas”.
  • Es necesario ajustar los sistemas de monitoreo de transacciones a los riesgos actuales. Esto vale tanto para los sistemas automáticos como manuales.
  • El cambio puede generar:
    • Nuevos falsos positivos, es decir, situaciones que serían inusuales en tiempos normales, pero hoy tienen explicación. Estas alertas pueden marcarse con una prioridad menor.
    • Nuevas situaciones que requieren control y se marquen con una prioridad mayor
    • Incremento en el trabajo de análisis, enfocando su trabajo en las operativas de mayor riesgo. El nuevo paradigma requiere aprendizaje y el aprendizaje insume tiempo.
  • Tener en cuenta nuevas tipologías como por ejemplo:
    • Los niveles de actividad sin cambios entre las empresas que se espera que muestren caídas, como restaurantes y bares, podrían ser una señal de posibles actividades de lavado.

Mag. Pablo Torres

Referencia:

https://blogs.thomsonreuters.com/answerson/covid-19-obliges-banks-to-tweak-anti-laundering-alert-management-communicate-with-regulators-experts/