El Marketing Centrado en la Virtud

Photo by Pixabay on Pexels.com

En un trabajo que presentamos en la IAJBS 21ST Annual World Forum en el año 2015, propusimos el desarrollo de un modelo teórico de Marketing centrado en la Virtud, capaz de dar una nueva dimensión al concepto del Valor.

Partimos de que al Marketing se lo acusa, muchas veces con razón, de contribuir a la “…tristeza individualista que brota del corazón cómodo y avaro, de la búsqueda enfermiza de placeres superficiales, de la conciencia aislada” (Evangelii Gaudium cap.1, 2).

Entendemos que esta crítica debe apuntarse a nuestra percepción del Valor, y a la necesidad de devolver la centralidad a la Virtud, como forma de encontrar el sentido real del desarrollo de los negocios.

La consolidación de una economía de la experiencia basada en definiciones antropológicas que prescinden de lo trascendente, suele evidenciar una tendencia a sustituir, con productos y beneficios intangibles, la necesidad de Dios. Ya no se trata de satisfacer necesidades de manera rentable y competitiva, sino de propuestas de Valor que se transforman en absolutos, crean dependencia, adormecen la conciencia y  llegan a competir hasta por la dimensión religiosa del hombre.

El Marketing, se centró siempre en la satisfacción de las necesidades y deseos de consumidores, muchas veces pretendiendo ignorar los cambios en la sensibilidad humana. Pero es un hecho que las personas en sociedad cambian y se equivocan con frecuencia, y cuando las cosas andan mal, tienden renegar del pasado y a buscar chivos expiatorios.

La generación de valor escuchando solamente el deseo puntual de los clientes tiene implícito el riesgo de contribuir a profundizar los ciclos y las modas, aun cuando las mismas traigan consigo: una limitada visión antropológica, un irresponsable manejo de los recursos, o perjuicios sociales que solamente se perciben en el largo plazo.

El Marketing responde a una lógica de riesgos y oportunidades, por lo que es esencialmente inestable y sensible a la hipercompetencia. Sin embargo, muchas empresas y organizaciones han logrado permanecer en el tiempo asociadas a un conjunto de principios, e integrar Marketing y Virtud de una manera natural en sus definiciones estratégicas y operativas.

COVI-19 ha dado muestra de que la Virtud es atractiva. En Sentido Común, al final de este artículo pueden encontrarse muchos ejemplos de que, cuando una empresa decide mantenerse fuerte y justa, prudente y enamorada de su propia misión, suele encontrar un nuevo campo de respuestas integrales y coherentes con la naturaleza humana, capaces de sustentar relaciones cliente-empresa más estables y satisfactorias.

En el mencionado trabajo sobre Marketin centrado en la Virtud, cuyo link compartimos con esta nota, demostramos que: la subordinación del Valor a la Virtud en la definición de Marketing, es capaz de incluir en forma inherente los conceptos complementarios que encuadran la materia en la responsabilidad social, así como de aportar beneficios propios del concepto que se incorpora.

Esta integración de Marketing y Virtud es más necesaria que nunca cuando las organizaciones y empresas están buscando caminos para ganarse un lugar en las conversaciones en las redes sociales, apelando para ello a experiencias reales y verdades humanas constantes.

Mag. Pablo Torres

https://www.ignited.global/conferences/iajbs-21st-annual-world-forum-catholic-university-uruguay-montevideo-uruguay/sessions/el-marketing-centrado-en-la-virtud-la-visi%C3%B3n-cat%C3%B3lica-como-aporte-necesario-la-relaci%C3%B3n-cliente