COVID 19: el rescate de la dimensión espiritual

Photo by Jeremy Perkins on Pexels.com

En los últimos días hemos visto en Uruguay, por lo menos tres publicaciones que parecen estar marcando un nuevo y saludable rescate de la importancia práctica de la dimensión espiritual.

La primera es del Cardenal Daniel Sturla, apoyando sus argumentos en Benedicto XVI para demostrar de manera inequívoca que es absolutamente válido y racional sostener que, en el Uruguay de hoy, no hay nada más práctico que las cosas de Dios.  Cualquiera sea la posición frente a la existencia de Dios, o a la concepción de la relación del hombre con Dios, no puede haber duda racional de que la afirmación del Cardinal se sustenta en lo hechos y en la razón. En parte de su alocución se preguntaba: “Entonces: ¿no es práctico Dios?, ¿no es necesario Dios en esta sociedad uruguaya con dos suicidios por día en promedio?, ¿no es importante que la gente, que todos, encontremos que la vida tiene sentido, que la vida es bella, que la vida vale la pena de vivirse? Qué realmente la vida es un don de Dios, del que no somos dueños absolutos. Qué el mundo no gira sobre si mismo. Y que no somos hechos solo para que nos realicemos en un sentido egoísta, que puede tener el término narcisista, hedonista, sino que somos hechos para los demás, y que ahí se juega nuestra vida y nuestro sentido. Que si Dios nos ha colocado en el mundo es porque tenemos una misión; porque tenemos un porvenir que no se queda solamente en el final de la muerte, sino que se abre a una vida eterna, que si bien es regalo de Cristo por su sangre en la cruz, es un regalo del cual él mismo Señor nos quiere hacer partícipes con nuestra libertad responsable. Que aquí sí, debe responder al amor con amor, que está llamada a aceptar esa invitación a la vida plena, haciendo ya plenitud de vida, en el amor concreto que se hace servicio a nuestros hermanos y honra y gloria a Dios.”

En otra publicación, titulada ¿Qué hacer? ¿Cómo hacerlo?, el Dr. Ignacio de Posadas analiza que: “Vivimos una crisis de la Democracia; una crisis de la educación, una crisis de valores. Los críticos más simplistas achacan las culpas a las jerarquías: los gobiernos, los políticos, las autoridades de la educación, los liderazgos. Pero la cosa no es tan fácil.” Y más adelante, luego de citar el libro de Jaime Durán Barba, en “La Política en el Siglo XXI”, dice: “Porque el drama está en que antes de perder de vista los valores, la cultura occidental abandonó lo que soportaba y daba vida a esos valores: la fe en Dios.”

Luego hubo una tercera publicación que esperemos esté marcando el inicio de un nuevo tiempo. El Dr. Leonardo Guzmán, en su columna del diario El País, bajo el título “Urgencias del Espíritu”, refiera a la mencionada publicación de de Posadas y reflexiona que: “Poniendo énfasis en mensajes nobles y combatiendo los disparates de moda, hace falta cimentar de nuevo los valores no solo desde la fe, puesto que son de orden público espiritual y debemos contar con la sed y el impulso de ateos, agnósticos y una legión de solitarios que juntan como pueden destellos del Misterio. Unos enclavarán su idealidad en la fe religiosa, otros en la fe filosófica, otros en la transformación social, pero todos debemos oírnos recíprocamente para ensanchar el espíritu construyendo grandes coincidencias.”.

El Dr. Guzmán culmina su brillante columna preguntando:
“¿No es hora entonces de dejar atrás el mutismo espiritual en que cayó el liberalismo laico y retomar las profundidades que nos infundieron grandeza cuando nos erguíamos sobre convicciones, en vez de contentarnos con llenar formularios huecos y embocar en la “múltiple opción”?

Se trata en definitiva, de rescatar la verdadera laicidad de su deformación en laicismo, uno de cuyas más tristes consecuencias es el “mutismo espiritual” que deshumaniza a la sociedad y la deja a merced de los grupos de poder y vaivenes de la moda.

Mag. Pablo Torres

Referencias:

https://www.elpais.com.uy/opinion/columnistas/leonardo-guzman/urgencias-espiritu.html

https://www.elpais.com.uy/opinion/columnistas/ignacio-de-posadas/hacerlo.html