16 de Julio: fiesta de Nuestra Señora del Carmen

En ella confiaban nuestros abuelos, y posiblemente los abuelos de nuestros abuelos. En no pocos casos, también es posible prever que en ella confíen también nuestros hijos y nietos.

Esta devoción tiene su origen en un culto popular y para entender su profundidad hay que remontarse a tiempo del profeta Elías, en el siglo IX AC.

Una publicación del Obispado Castrense de Chile cuyo link compartimos al final de este artículo nos recuerda:

El nombre de la devoción a la Virgen del Carmen viene por el lugar de su origen, es decir, se inicia en un cordón montañoso llamado del Carmelo. Se trata de un monte famoso de unos 600 metros de altura cerca de la costa mediterránea de Palestina, situado directamente al oeste del Lago de Galilea. Su nombre en hebreo “Karmel” significa “Jardín”. La belleza del Monte Carmelo es celebrada frecuentemente, y el hecho de que los israelitas recibieran tal tierra es una de las señales mas notables del favor de Dios para con su pueblo (Cant 7, 5; Is 35, 2; Jer 50, 19). Pero la Sagrada Escritura también nos habla de la devastación del Carmelo que vino a ser una señal muy especial del “enojo” de Dios (Is 33, 9; Am 1, 2; Nah 1, 4).

1.- Raíz bíblica

En el Primer Libro de los Reyes, capítulos 17 y 18, se nos habla del profeta Elías, de la gran sequía que sufría el país y del sacrificio ofrecido en el Monte Carmelo. Dichos pasajes bíblicos narran la acción de Elías que intercede ante Dios para que el rey Ajab y el pueblo abandonen al dios Baal, y así terminara la sequía que asolaba aquella región. Ruegos que son escuchados por Dios y que se manifiesta en la lluvia que riega al país. El texto del Libro de los Reyes dice que después de varias veces que Elías subió al Monte Carmelo por orden de Dios, aparece una gran señal: “Cu ndo volvió la séptima vez, subía desde el mar una nubecita no más grande que la palma de la mano” (1 Rey 18, 44). Esa “nubecita” que trae la lluvia para dar vida a la tierra, ha sido vista como la presencia de María que trae al Salvador de los hombres para darles nueva vida.

2.- Raíz histórica

Después de esta manifestación de Dios en el Monte Carmelo, los seguidores de Elías comenzaron a vivir en dichas montañas como ermitaños. Hombres dedicados especialmente a la oración y a la penitencia en el silencio del desierto. Posteriormente, en la era cristiana muchos bautizados que deseaban obtener la perfección espiritual y la santidad, siguieron habitando las montañas del Carmelo.

Así comenzaron a invocar a la Santísima Virgen María, con el nombre del “Monte Carmelo”, lo cual derivó en el de “Virgen del Carmen”. Ya en el siglo VI había allí un pequeño monasterio…

La presencia de la Virgen del Carmen en la historia del América Latina y de Uruguay en particular, tiene raíces muy profundas. Su fiesta se celebra cada 16 de julio en cada una de las parroquias y capillas dedicadas a su devoción. Solamente en Montevideo, podemos señalar los siguientes lugares dedicados a esta presencia de la Virgen María junto a su Hijo:

Parroquia Nuestra Señora del Carmen (Aguada). Avenida del Libertador Brig. Gen 2022 esq. Venezuela. Aguada

Parroquia Virgen del Carmen y Santa Teresita. Irigoitía 1007 esq. 19 de abril. Prado

Parroquia Nuestra Señora del Carmen y San Cayetano. Comercio 2133 esq. Mateo Cabral. Unión

Capilla Nuestra Señora del Carmen. “Camino de la Ermita 8831 “. Toledo Chico

Parroquia Nuestra Señora del Carmen. Belloni 6121. Puntas de Manga

https://www.agenciasic.es/2017/07/14/origen-de-la-devocion-a-nuestra-senora-del-carmen/